Cuanto más me quiero a mí mismo menos disponible estoy para los demás

Nuestra sociedad y nuestra cultura en la actualidad sufren cambios muy grandes en muy poco tiempo, a los que unas personas tienden a acostumbrarse más rápidamente y a otras personas les cuesta más. Tampoco sabemos en realidad el alcance o la magnitud de estos cambios que estamos sufriendo y quizás a veces no les damos la importancia que merecen.

Me gustaría hoy tratar un tema que nos afecta a todos, y que puede convertirse en una de las grandes preocupaciones sociales, o por qué no decirlo, enfermedades sociales. Actualmente, con la aparición de las redes sociales, nuestra manera de comportarnos socialmente está cambiando y hay factores positivos y factores negativos que están afectando a nuestro comportamiento.

Estamos viendo cómo personas que por tener un minuto de gloria en las redes sociales son capaces de hacer casi todo, y esto se puede convertir en una enfermedad social si no contrarrestamos esta tendencia. Sobre todo, y al igual que a mí, a muchas otras personas implicadas en el ámbito social, nos preocupa la educación y el comportamiento de nuestra juventud.

Os quiero hablar concretamente del narcisismo y las consecuencias que puede acarrear en nuestro entorno social.

Muchos de nuestros referentes culturales, sociales, los ídolos de nuestros hijos, en fin, muchos de los famosos que son referentes para nosotros sufren narcisismo o patologías relacionadas con esta enfermedad, y sin embargo lo vemos cómo algo normal, ya que son personajes ajenos a nosotros. Sin embargo, en muchas ocasiones, son los referentes en los que nosotros o nuestros hijos se reflejan: las influencers, los /las youtubers, los famosos con un gran número de seguidores en redes sociales, nuestros cantantes o grupos preferidos, personajes de la realeza, modelos, etc. Son personas que al fin y al cabo, sí que son importantes para nosotros porque nos marcan un patrón, un modelo a seguir que muchas veces queremos para nosotros mismos.

En el caso del momento actual en el que nos encontramos, me gustaría recalcar que la actitud de algunas de estas personas que actúan como referentes para nosotros, unido al fervor de las redes sociales, y la voluntad que tiene mucha gente en destacar, y por último teniendo en cuenta nuestro camino hacia el individualismo en nuestra sociedad, todo ello, desde un punto de vista de la psicología puede originar problemáticas graves a nivel de comportamiento social relacionadas con el narcisismo, el egocentrismo y dificultades para relacionarnos con los demás.

Pero ¿qué es exactamente el narcisismo y que problemas puede originar a nuestro alrededor?

Una persona narcisista es una persona que está absolutamente convencida de que es mejor que los demás. Es una persona que se compara continuamente con los demás y necesita tener seguidores, admiradores que le rodeen y le digan lo maravillosa que es. Por ello, las redes sociales suponen un lugar idóneo en el que el narcisismo puede expandirse y potenciarse.

Una persona narcisista generalmente no se preocupa por las cosas que les ocurren a las personas que tiene a su alrededor, no es capaz de empatizar con ellos, ni le interesa esforzarse por mantener relaciones de amistad, ni tratar a esas personas como sus iguales.

Por lo tanto, como profesional de la psicología, veo que hay un peligro potencial del que todos tenemos que ser conscientes y saber cuales son las prioridades en nuestra vida, y personas importantes en nuestra vida.

¿Nos estamos volviendo personas más egocéntricas y narcisistas y estamos descuidando nuestras verdaderas amistades?

Bueno, quizás no podemos ser tan categóricos, pero sí que podemos decir que al echar un vistazo en las redes sociales vemos que muchas de las personas que se muestran ante los demás lo hacen con un halo de grandes estrellas.

Para poder tener relaciones sociales equilibradas, relajadas, sinceras, verdaderas, nosotros mismos también tenemos que ser todo eso. Cuanto más nos alejamos de estos conceptos y más nos acercamos a lo banal, a lo efímero, al reconocimiento superficial, más dificultades vamos a tener para mantener relaciones sinceras, profundas, verdaderas, aquellas que realmente nos llenan el alma y nos hacen felices.

Desde luego que tenemos que querernos a nosotros mismos pero siempre desde el respeto a nosotros mismos y a los otros. Cuanto más tiempo dediquemos a nosotros mismos, menos dedicaremos a los otros, lo que tenemos que valorar es siempre el punto intermedio, dónde esté el equilibrio, ese es nuestro lugar.

Espero haberos ayudado. Si tenéis alguna duda, por favor, contactad conmigo.

Un saludo,

Sara Navarrete

Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:

https://psicologiaymente.com/clinica/trastorno-narcisista-de-la-personalidad 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-38028540