Soy Gay, ¿es mejor decirlo a mi entorno social?

Afortunadamente vivimos en una sociedad y en concreto un país en el que se ha avanzado mucho en cuestión de libertad en la orientación sexual. Sin embargo, a nivel social, aunque todas las personas tengamos los mismos derechos, todavía tenemos que pelear por la igualdad real, ya que nuestra sociedad tiene aspectos culturales que hay que superar para que todas las personas independientemente de su orientación sexual se sientan libres y no cuestionadas por los demás.
Aunque los medios de comunicación, las redes sociales, y la educación, inciden en la tolerancia e igualdad, es cierto que ciertos ámbitos de nuestra cultura a veces no son abiertamente tolerantes, y es necesario seguir luchando en este sentido.

Aunque la libertad en este sentido es un derecho, es cierto que en el día a día, por ser ya no sólo homosexual, sino también bisexual o transexual, muchas personas tienen que enfrentarse a malas caras, insultos, sentirse incomprendidos, o no aceptados por una parte de la sociedad. Bien es cierto que esta tendencia poco a poco se va revirtiendo, pero es gracias al trabajo de todas las personas que se esfuerzan para que se visibilice el problema, para que se apliquen los derechos de forma correcta, personas que se esfuerzan por construir una sociedad más libre y más justa.

Desde un ámbito psicológico, en nuestra consulta, he atendido a algunas personas que debido a su orientación sexual sufrían ciertos problemas por no ser capaces de asumirlo o por tener que enfrentarse a un entorno social intransigente, cuestión que les causaba estrés, ansiedad, trastornos de sueño, etc., y que les impedía hacer una vida normal y en libertad. En primer lugar, en estos casos, yo incido en mis pacientes en que lo primero es abordar las cuestiones que dependen de sí mismos. Porque en muchas ocasiones sí que vamos a poder transformar nuestro entorno, pero en otras ocasiones, no será posible y por ello, lo importante es que la autoestima de la persona esté fuerte y pueda hacer frente a todas las dificultades que le puedan sobrevenir.

¿Hay que decirlo o no?


Cada persona es distinta y tiene unas necesidades distintas, por ello, no se puede decir taxativamente “ hay que decirlo” o “no hay que decirlo”, mi opinión como profesional es que hay que hacer lo que la persona tenga necesidad de hacer. Hay personas muy seguras de sí mismas que no tienen miedo a lo que puedan pensar los demás, y que no lo dicen, sino que hacen directamente. También depende mucho del entorno social que tengamos, y que en muchas ocasiones es propicio a que esto ocurra, no hace falta decirlo, porque se entiende y se ve normal.

Puede ocurrir en otras ocasiones que la persona que es gay no quiera decirlo porque piensa que en la sociedad en la que vivimos ya no es necesario tener que decirlo, o “ ¿acaso los heterosexuales van diciendo por allí que son heterosexuales?” diría. Sin embargo, en muchas ocasiones, con personas que finalmente han acudido a mi consulta, he visto cómo hay personas que se escudan en este tipo de convencimiento para no dar el paso de decirlo porque tienen realmente pavor a enfrentarse tan directamente a su familia o amigos con la verdad en la mano. Tienen miedo al rechazo y no sienten la confianza y seguridad en sí mismos para dar el paso.

Hay también personas que simplemente necesitan contarlo porque es algo que forma parte de su forma de ser y necesitan exteriorizarlo y normalizarlo. En cualquiera de los casos, hay siempre que escucharse y hacer lo que realmente necesitas, y enfrentarse a los miedos que puedas tener.

 

La aceptación

Una de las cuestiones fundamentales a la hora de plantearse el decirlo o no, es la aceptación. Ya sea de la familia o de amigos. Las inseguridades que se puedan generar por este tema, tenemos que trabajarlas antes de dar el paso y estar seguros de que somos la persona que queremos ser, y que por tanto obramos en consecuencia.


Quien te quiere, te quiere tal cual eres. Por eso, en el caso de que decidas contarlo has de tener en cuenta que tus verdaderos amigos serán esos que te entiendan y que no te dejen de lado. Quizás haya personas entre tus familiares y amigos que sean más conservadores y que les cueste más asumirlo, pero con tiempo y respeto, verás que los que te quieren de verdad, te apoyarán y la situación se normalizará.

Para cualquier consulta, no dudes en preguntarme, estaré encantada de atenderte.
Saludos,


Sara Navarrete

Psicóloga

 

Fuentes consultadas:

https://www.ambienteg.com/integracion/soy-homosexual-la-importancia-de-decirlo/