¿Cómo superar un ataque de pánico en 10 minutos?

Un día estaba en la farmacia esperando mi turno y había una chica delante de mí que le comentó a la farmacéutica que tenía mucho dolor de estómago, que tenía una sensación como de tener el estómago cerrado, y creía que había cogido un virus o algo similar y le preguntó a la farmacéutica si le podía dar algún protector de estómago o algún medicamento de ese estilo. Entonces la farmacéutica, muy sabiamente, le comentó a la chica, y ¿si quizás lo que tienes es ansiedad? En ese momento, la chica se quedó inmóvil, muy pensativa, y daba la sensación que estaba repasando la vida que había llevado durante los últimos tres o cuatro días, y su cara era de perplejidad, porque nunca había tenido esos síntomas, ni podía relacionarlos con otra cosa que no fuera puramente física. Parecía asombrada y al mismo tiempo aliviada y preocupada, porque podía poner nombre a lo que le estaba ocurriendo, pero sin embargo, al ser la primera vez que le pasaba no sabía cómo actuar. Enseguida la farmacéutica, le dijo que no se preocupara, que de momento, no se tomara nada, que se fuera a descansar, y a que la cuidasen un poquito en casa, y que si al cabo de unas horas, seguía encontrándose mal, que acudiera al médico.

Yo también me quedé muy pensativa, porque me recordó a muchos de mis pacientes, cuando acuden a mí, después de mucho peregrinar y después de descubrir, y otros muchos casos sin descubrir, lo que les ocurre.

Estos episodios de ansiedad, en muchas ocasiones, desembocan en ataques de pánico mucho más agudos y extremos, y que son difíciles de manejar para muchas personas.

Ante todo, la calma, la tranquilidad y el hecho de saber lo que te está pasando, es lo que hace que puedas superarlo. En España, según varios estudios realizados, alrededor del 10% de la población adulta ha sufrido alguna vez un ataque de pánico o de ansiedad. Normalmente estas crisis activan un sistema de alarma extrema. Detrás de esas crisis puede haber muchos factores, muerte de un familiar, una noticia trágica, un suceso traumático, incluso puede ser el culmen de un período en el que se ha soportado mucho estrés, o se ha llevado en silencio una carga muy fuerte, etc.

Además de las circunstancias que rodean un ataque de pánico, en muchas ocasiones, los síntomas se agravan, el miedo y el pánico se magnifican precisamente por el desconocimiento de esos síntomas. Como lo que le ocurría a la chica que fue a la farmacia, que no tenía ni idea de que lo que le estaba pasando, y era una crisis de ansiedad. Por suerte, era leve, y ella misma pudo sobreponerse a la situación y poco a poco seguro que fue recuperando su estado natural.

Por eso es muy importante conocer los síntomas y no asustarse ante ellos, sino, relajarse e intentar revertirlos.

Algunos de los síntomas que aparecen:

-Taquicardia o palpitaciones fuera de lo normal

-Dolor de estómago

-Sensación como de nudo en el diafragma

-Sensación como si te faltara el aire

-Sensación de irrealidad

-Sensación como de fuera de uno mismo, extrapropiocepción

-Entumecimiento

-Respiración agitada

-Sudoración

-Sensación de que te vas a morir o desmayar

-Sensación de estar atrapado

-Muchos de estos síntomas pueden estar relacionados con trastornos

 

Cómo superar un ataque de pánico en 10 minutos

Parece a priori un título muy pretencioso pero es posible si llevamos a cabo las siguientes pautas, aunque tenemos que tener en cuenta que no todas las personas reaccionamos igual y que si no conseguimos superarlo, debemos acudir rápidamente a un centro de salud:

Si estamos solos:

-Ante todo, la calma, y el saber que el ataque no nos va a producir daño

-Sentarnos o tumbarnos en un lugar cómodo y tranquilo

-Comenzar a controlar la respiración, inspirando y expirando lo más lento que podamos.

-Soltar todo el aire para que el nuevo aire con oxígeno que inhalemos llegue correctamente a nuestros pulmones y cerebro.

-Hacer varias respiraciones contando al inhalar y exhalar, intentando centrar nuestro pensamiento en la respiración e intentar apartar de nuestra mente pensamientos oscuros, dramáticos, o angustiosos.

Si estamos acompañados:

-No ocultar los síntomas, sino decirlos a la otra persona e intentar que la otra persona te apoye.

-Controlar la respiración si es muy agitada, y cuando se haya controlado, intentar mantener una conversación para lograr distraer la mente de la crisis.

-Repetirse que el ataque de pánico no va a hacernos daño.

-Intentar normalizar la situación y afrontarla, con pensamientos positivos, de superación y fortaleza.

Muchos pacientes con los que he trabajado, han sufrido varios ataques de pánico en determinadas etapas de su vida, a veces, por falta de seguridad en sí mismos, otras veces, por acontecimientos traumáticos, por estrés, o porque sufrían otras patologías. En cualquier caso, tenemos que enfrentarnos a nuestros miedos para superarlos y enterrarlos.

Sara Navarrete

Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:

http://saberpsicologia.com/articulos/ansiedad/superar-ataques-de-panico/30 

https://verne.elpais.com/verne/2017/05/04/articulo/1493903521_760870.html