Ser demasiado cabezota

¿Qué es ser cabezota?

Hoy os quiero hablar de cómo mejorar a nivel personal. En concreto, una actitud que es muy frecuente en nuestra cultura española, y es la cabezonería. El hecho de querer tener siempre la razón o querer que las personas hagan las cosas como nosotros queremos, encierra tras de sí el problema del orgullo. En realidad, es una cuestión de orgullo y también de falta de inmadurez, lo que nos empuja a ser cabezotas. Lo más normal es que alguno de tus padres, o tu pareja, tu hermana, o tú mism@ sea muy cabezota, y a veces esto genere pequeños conflictos, incluso grandes conflictos en las relaciones personales.

Cuando entra el orgullo

Ser demasiado orgulloso, puede convertirse en un gran problema para relacionarnos con nuestros familiares, amigos, etc., y a veces, es el origen del aislamiento, de dificultades en la socialización, de problemas de convivencia, de falta de autoestima, y un largo etcétera.

Así que hay que estar muy pendientes si vemos que una persona de nuestro entorno tiene actitudes demasiados orgullosas que puedan derivar en falta de respeto hacia sus seres queridos más cercanos.

No hay que llevar el conflicto a lo personal. Muchas veces, hay personas que se ofenden a nivel personal si alguien les lleva la contraria. A veces, esto ocurre porque no están acostumbrados a que les lleven la contraria, y están acostumbrados a que todo el mundo haga lo que ellos dicen. A veces esto ocurre en la educación de hijos únicos, que sin quererlo los padres, les conceden todos sus caprichos, y puede desembocar en que esa persona sea una pequeña tirana, y también algo inmadura con respecto a las relaciones con los demás. Hay que hacerles entender que el hecho de no estar de acuerdo con ellos en algo, no significa que estén equivocados, porque esto afecta directamente a su autoestima.

¿Cómo tratar a una persona cabezota?

Si no es tu caso, y a quien afecta es a una persona de tu entorno más cercano, incluso tu pareja o tus padres o hijos, te voy a dar unos consejos para que la convivencia sea más fluida. Quizás si chocáis mucho es por que tú también eres un poco cabezota,¡¡¡ anda!!!

Para que la convivencia no se convierta en un infierno, lleno de reproches, hay que hacer un esfuerzo constante por mantener la calma y la serenidad. El diálogo, como ya sabes, es una de las cosas que más recomiendo a mis pacientes, a veces, es la base de todo.

1. Intenta no entrar en la discusión. Cuando veas que se está obcecando, intenta poner el punto de calma y serenidad en la conversación, y puedes decir frases de este estilo: “Entiendo tu postura, pero también entiende que yo pueda opinar distinto”. O “ respeto totalmente tu opinión, pero tú también puedes respetar la mía, y que tengamos puntos de vista distintos”

2. No te dejes llevar por la rabia, y seas tú peor que él…

Cuando la otra persona tiene razón, aunque sea muy cabezota, hay que dársela. Muchas veces te puede ocurrir, que como siempre tiene que tener la razón, cuando la tiene, no se la quieres dar porque estás “quemado” de su cabezonería. No conseguimos nada así, al contrario, la otra persona, aun se pondrá más nerviosa. Es justo ser justo.

3. Intenta no entrar en el plano personal. Hazle ver que porque no estéis de acuerdo en alguna cuestión, no es motivo de ofenderse, sino que es sano tener opiniones distintas y que no hay que llevarlo al plano personal. Este es un punto que en muchos ocasiones cuesta, porque la otra persona se tiene que dar cuenta que su opinión es igual de válida que el resto de opiniones, y que su verdad no es la verdad de todos.

4. Intenta controlar tu frustración para que la otra persona no se retroalimente, y podáis aprender poco a poco a discutir sin que suponga un trauma.

Siempre se puede mejorar

La superación personal es una de las cuestiones más motivadoras de mi profesión, ya que veo a mis pacientes cómo evolucionan y mejoran como personas, gracias al seguimiento de las pautas, la dedicación y esfuerzo que imprimen, y yo estoy con ellos a su lado.

Cualquier cosa que te propongas, lo puedes conseguir, piensa que eres capaz, que eres maduro o madura para enfrentarte y alcanzar las cosas que te propongas, no lo digo por decir, lo digo porque es verdad, y poquito a poquito, las cosas salen. La superación personal es realmente gratificante, para ti, y para tu entorno, tus relaciones personales van a mejorar y vas a ser capaz de enfrentarte a situaciones con fuerza y valor. ¡¡¡Adelante!!! ¡¡¡yo te voy a dar ánimos para que lo consigas!!!

Sara Navarrete

Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:

https://psicologiaymente.net/psicologia/consejos-dejar-de-ser-tan-orgulloso#! 

https://psicoblog.com/consejos-para-tratar-una-persona-cabezota/