Cómo dejar a tu pareja sin hacerle daño

Este es uno de los temas más difíciles a los que se puede enfrentar una pareja, y en concreto, para la persona que toma la decisión, es una situación muy estresante y angustiosa. Siempre recomiendo a mis pacientes que ante la duda, intenten dialogar con sus parejas, hablar de sus sentimientos e intentar encauzar la relación, pero sin embargo, si la persona ha meditado mucho, lo tiene muy claro y quiere finalizar la relación, por honestidad, por salud y por buena voluntad, hay que hacerlo cuanto antes.

Ahora bien, no todo vale, hay que hacerlo bien y dedicarle el tiempo y el esfuerzo que la relación y la otra persona se merecen.

Si tienes claro que no quieres continuar la relación porque te has desenamorado, porque no sientes lo mismo que antes, quizás porque ves que la relación no tiene futuro, porque quizás vivís en lugares distintos y no podéis cambiar, porque no compartís los mismos planes de futuro, o incluso quizás has conocido a alguien con quien te estás ilusionando y puede ir más allá de una amistad, etc. Si por alguna de estas cuestiones o las que sean, estás completamente segur@ que no quieres continuar la relación, lo mejor es que reflexiones y dediques un tiempo para apuntar tus reflexiones, sobre todo, los aspectos positivos que han surgido de la relación, los aspectos positivos de la otra persona, y los aspectos positivos de un nuevo futuro. Esto te ayudará a encaminar la difícil conversación que tienes que afrontar para romper con tu pareja. Si quieres causarle el menor daño posible, siempre tenemos que acometer este tipo de situaciones desde el positivismo.

El cuaderno de notas

Intenta anotar en tu cuaderno todo lo positivo que te ha dado la relación, y dejar a un lado los reproches. No intentes justificar tu ruptura por los errores de la otra persona. En este momento tan delicado, no sirven de nada, incluso son contraproducentes porque pueden desencadenar la ira. Anota tus sentimientos, habla de lo que te ocurre a ti, para que la otra persona te pueda entender pero sin echar las culpas, sino de cómo han ido cambiando los sentimientos, o si tienes angustia, o si ya no te apetece hacer determinadas cosas, y sin embargo te apetece hacer otras, etc.

Otro punto importante para anotar en tu cuaderno y que quizás te ha ocurrido es cómo has evolucionado como persona, y que posiblemente no ha ido en el mismo sentido que la evolución de tu pareja. Muchas veces, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta una pareja y que he visto en mi consulta, es que las personas cambiamos, evolucionamos, y vamos encontrando nuestro camino, y a veces el camino de dos personas que son pareja, se bifurca, y no es posible echar marcha atrás porque van hacia destinos y proyectos distintos. Si te ocurre así, es un buen punto para reflexionar y poder comentarle a tu pareja.

No esperes encontrar el momento perfecto

Sí bien es cierto que es necesario pensar un poco acerca del momento más oportuno para hablar,lo que no puede pasar es que lo vayas dejando y dejando porque no encuentras el momento perfecto. El momento perfecto nunca va a aparecer. Lo ideal es hacerlo en persona, ante todo, nada de dejarlo por teléfono, por email, por whatsapp, etc. Hay que dar la cara, y hacerlo de forma que la otra persona sepa que es importante para ti a pesar la ruptura. Que piensas en ella y te importa que esté bien. Por eso, hay que propiciar un momento entre los dos a solas, en un ambiente tranquilo y en el que no haya ni vaya a haber interferencias. Que os permita hablar durante algunas horas de forma tranquila y cómoda.

Preparar los puntos de la conversación y la actitud

Gracias a tu cuaderno de notas, tendrás unos puntos que exponer, y además te ayudarán a poder expresarte con claridad. Es importante elegir bien las palabras para no crear malentendidos y confusiones. En conversaciones tan complicadas, las palabras han de ser precisas.

Tu actitud ha de ser sincera 100%, involucrada, realista, sosegada, firme al mismo tiempo y de escucha activa. La escucha activa es uno de los puntos más importantes que tiene que tener tu actitud para que la otra persona se pueda expresar ante tal imparto y tú le puedas escuchar y mitigar su dolor con tu actitud. Ante todo, sois personas que se quieren o se han querido y no quieren hacerse daño la una a la otra.

La firmeza también es una cuestión importante en tu actitud, ya que si ya has tomado la decisión y estás completamente segur@, la firmeza en tu actitud también hará entender a la otra persona que es definitivo y que no quieres que haya una segunda oportunidad o un daros un tiempo. También denota seguridad, seriedad, meditación y sinceridad, actitudes que van a ayudar mucho a que tu pareja asuma la ruptura.

Tomaros un respiro al aire libre

Después de la conversación, si tenéis oportunidad, dar un paseo por la naturaleza, o por una playa tranquila, os ayudará a mirar hacia delante, a pensar en construir un nuevo proyecto por separado, a hablar de vuestros miedos, etc.

¿Cuándo es el momento de tratar los temas pendientes?

Desde luego que hay que dejar un tiempo entre la conversación de la ruptura y la conversación de los asuntos pendientes. Una vez que la otra persona haya asumido el fin de la relación, y si tenéis asuntos pendientes que resolver, tendréis que sentaros, siempre bajo el mismo tono de sinceridad, escucha, positivismo y nuevo ciclo, y poneros de acuerdo en los temas que tengáis pendientes, como por ejemplo, los hijos si hubiera, casa, enseres personales, dinero, etc.

Y ante cualquier pregunta que te surga, ya seas la persona que se plantea la ruptura, o seas la persona que acaba de encontrarse ante el fin de su relación, no dudes en contactar conmigo y preguntarme tus dudas.

Sara Navarrete

Psicóloga

https://mejorconsalud.com/8-consejos-para-terminar-una-relacion/ 

https://www.abc.es/familia-parejas/20131106/abci-tequiero-201310301331.html