¿Se puede olvidar o perdonar una infidelidad?

¿¿¿¿Se puede????

Seré clara y directa: La respuesta está en tu interior…

Por poder, por supuesto que se puede perdonar, si verdaderamente es lo que quieres.
No obstante, te voy a exponer una serie de cuestiones, para que medites y tomes la decisión correcta, y sobre todo, que afrontes y asumas tu decisión.

Es uno de los temas más complicados a los que me enfrento en mi consulta. Es un tema muy doloroso, muy controvertido, y que requiere mucha fortaleza y entereza.

Ya no es sólo decidir qué hacer sino cómo hacerlo. En muchas ocasiones las parejas han decidido darse otra oportunidad pero no saben cómo hacerlo o han llegado a un punto que no saben cómo encaminar la relación y es cuando mi tarea es crucial.

También se tiene que diferenciar entre infidelidades e infidelidades, hay muchas circunstancias que hacen que una no sea igual a otra, y esas circunstancias influyen notablemente en la decisión y la evolución de la pareja.

Hay personas que aunque se lo propongan, no son capaces de perdonar, por cuestiones culturales y sociales, es como si se enfrentaran a Goliart y no son capaces de afrontarlo. Cada uno somos un mundo. Así que hay que marcar claramente las estrategias, los límites, y el camino en definitiva, para poder no sólo tomar la decisión de perdonar, sino también poder llevarla a cabo.

¿Y olvidar? Olvidar es muy difícil, por no decir imposible, pero lo que consigue el perdón y la superación es que el recuerdo no sea doloroso. Recordaremos desde la distancia, y si lo hemos superado, ya no nos dará un vuelco el corazón al pensarlo, al contrario, quizás podremos recordarlo como el inicio de una nueva etapa sin la cual, la relación quizás habría naufragado.

Os voy a comentar algunas cuestiones que os ayudarán a tomar la decisión y afrontarla:

- Puede ser el momento de encaminar la relación de otra manera o de acabar con ella. Siempre tenemos que pensar en positivo y ante las adversidades, sacar lo bueno para poder mejorar y superarnos. Puede suponer un punto de inflexión a partir del cual potenciar las virtudes y corregir los errores que se hayan podido cometer.

-Será una manera de reflexionar beneficiosa para ambos. Ya sea si decidís continuar o romper, el hecho de poder focalizar la energía hacia la reflexión profunda de la relación hará que afloren sentimientos, anhelos, deseos, miedos, frustraciones, inseguridades, etc. Una serie de sentimientos que quizás hemos estado reprimiendo y que al dejarlos salir nos van a liberar, y nos van a permitir pensar y decidir con claridad y racionalidad.

-La persona que ha sido infiel debe reflexionar mucho de porqué lo ha hecho, expresar sus sentimientos, y pedir perdón por el daño para que la otra persona pueda perdonarlo.

-Te va a a ayudar a madurar. Este tipo de experiencias son tan impactantes que hacen que maduremos de golpe y seamos conscientes de lo que valemos, de lo que somos, y de que tenemos que dedicar el tiempo a las cosas que son realmente importantes. Afrontar una infidelidad puede ayudarte a encauzar tus prioridades y las de tu pareja, y si finalmente decidís hacerlo juntos, reforzará vuestra relación.

-La infidelidad te da una bofetada de realidad tan grande que maduras de golpe. Veo que a veces hay parejas que no llegan a consolidarse como tales porque siempre tienen dudas, no están seguras de seguir adelante, y que no acaban de superar un anhelo de un futuro mejor. Muchas veces no valoramos lo que tenemos y es cuando buscamos otra cosa, que no sabemos qué es, algo que nos llene más, y sin embargo no estamos esforzándonos por crear por nosotros mismos esa gran relación que tanto buscamos.

-Es entonces cuando ocurren las infidelidades, y más allá del hecho en sí, está nuestra capacidad de superación y de fortalecimiento.

-Hay que darse el tiempo necesario para superarlo y reordenar las ideas y sentimientos. Muchos pacientes me preguntan si es mejor seguir viviendo juntos, en el caso de parejas que ya lo hacían, o separarse durante un tiempo. Depende mucho de cada caso, y no se puede generalizar, pero si me tuviera que decantar por una u otra opción, yo desde luego, recomendaría continuar con la rutina anterior. Si se está viviendo juntos, y se decide intentar continuar la relación, es mucho mejor pasar todo ese duelo juntos, enfrentarse al dolor juntos, enfrentarse a los comentarios, a las noticias de infidelidades, y a todas esas pequeñas cosas que aparecen en el día a día que te recuerdan el hecho de la infidelidad. Hay que ir superándolas poco a poco y una a una.

-Ese día llegará. En el que ya no te duela y sea una experiencia más de tu vida.

 

Sara Navarrete
Psicóloga

 

También te puede interesar “Mi pareja me ha sido infiel, ¿y ahora qué?”:
http://www.snpsicologovalencia.es/blog/pareja/99-mi-pareja-me-ha-sido-infiel-y-ahora-que.html 

 

Algunas fuentes consultadas:
http://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2017/02/16/58a5a8c1e2704ebe368b458f.html 
http://www.cadenadial.com/2017/pros-y-contras-de-perdonar-una-infidelidad-110709.html