Consejos para sobrevivir a una relación a distancia

Estamos en la vuelta de las vacaciones, de un verano, que seguro que hemos aprovechado a tope en la medida de lo posible, según el trabajo y las obligaciones nos hayan permitido.

El verano es una época en la que nos sentimos más relajados de lo normal, más predispuestos a nuevas experiencias, es un período muy propicio para las relaciones sentimentales, ya sean esporádicas o aquellas que supongan el comienzo de una pareja nueva. Es cierto que muchas de ellas, se quedan en “amor de verano” porque se dan en circunstancias muy concretas que son difíciles de repetir a lo largo del año, y que impiden que las relaciones proliferen más allá de la época estival.

Durante el verano, muchas personas viajan a conocer otros lugares, y por consiguiente otras personas. Algunos viajan realmente lejos, y otros lo hacen a nivel nacional, hacia las zonas turísticas, destinos de playa, etc. Cuando pasadas las vacaciones, volvemos a nuestro lugar de origen, es cuando tendremos que reflexionar y valorar el peso de la relación.

También se dan otras circunstancias por las cuales las parejas se ven abocadas a una relación a distancia, y esto ocurre fundamentalmente por una cuestión económica y profesional. Actualmente en nuestro país, tenemos una situación económica y laboral delicada con pocas oportunidades de trabajo dependiendo del sector, lo que hace que muchas parejas estén separadas porque uno trabaja aquí y el otro trabaja allá, siendo difícil cambiar de ciudad manteniendo el mismo tipo de trabajo. Esto hace que muchas parejas lleven separadas muchos años, sin tener muchas posibilidades de cambio, a no ser que se planteen un cambio en su situación laboral.

Otro ejemplo muy corriente actualmente es el caso de los jóvenes, hay varias generaciones de jóvenes con una gran tasa de paro que han tenido que salir fuera de España, y muchos de ellos tienen que luchar para mantener la relación con su pareja que se ha tenido que quedar en España. Incluso, muchos de ellos se han establecido fuera con personas de otros países, y después deben tomar decisiones…

Como veís el componente económico y profesional es muy importante a la hora de manejar una relación a distancia, y en muchas ocasiones hay que valorar qué es más importante, si nuestra relación o nuestro trabajo, o voy más allá, nuestros objetivos profesionales.

Por ello, hoy os quiero dar algunos consejos para manejar este tipo de situaciones para dar estabilidad y durabilidad a la relación.

1. Tenemos que entender que si por el momento no hay posibilidad de vivir juntos, o si estamos dándonos un tiempo para ver cómo madura la relación, mientras tanto, el contacto, la convivencia, se va a limitar a los fines de semana, y vacaciones. Hay que planificarse bien entre los dos, para concretar los días que vais a estar juntos para no desperdiciar el tiempo.

2. También es importante que durante ese tiempo, haya calidad, y que compartáis cosas que os gusten a los dos. En muchas ocasiones observo que parejas de este tipo no funcionan porque más allá de la convivencia, no comparten aficiones y ocio. Ten en cuenta que las vacaciones y los fines de semana son para disfrutar, y si no compartís los mismos gustos, al final, la relación no se sustenta.

3. Sacrificio. Hay que adaptarse a la situación, y esforzarse más de lo normal, pues, entre semana, o quizás en 15 días o en un mes, no vamos a ver a esa persona, y sólo vamos a poder hablar con ella por teléfono o por vídeo-conferencia. Eso supone un gran esfuerzo, y mucha nostalgia que tienes que canalizar hacia otras actividades. Por ejemplo, tienes que aprovechar el tiempo en el que estáis separados para hacer cosas que no podéis hacer juntos.

4. Daros mucho tiempo para la reflexión y para la mejora del funcionamiento de la pareja. Pensad entre los dos, hablad, dialogad constantemente para que ambos estéis lo más a gusto posible con la relación. La comunicación no debe decaer.

5. Comparte tus momentos importantes con la otra persona, aunque estéis separados en ese momento. A través de una llamada, fotos, etc. Hazle partícipe de lo importante.

6. Aprovecha al máximo lo bueno de las relaciones a distancia: los felices reencuentros.

7. Si la distancia tanto física como temporal, es muy larga, hay que hablar y plantearse cambios o la relación en sí.

8. Si queremos tener hijos, también hay que tomar decisiones.

Hay muchas parejas que prefieren una relación a distancia, puede que tu estilo de vida, o tu carácter sea más compatible con este tipo de relaciones. ¡¡¡Hay que ver siempre el lado positivo!!!

Lo mejor que tiene una relación a distancia es que los encuentros se viven con mucha intensidad, tendrás tiempo para ti cuando estéis separados, siempre tendrás allí una persona con la cual contar, y por otro lado, no tendréis roces de convivencia, ¡tú decides!

Sara Navarrete

Psicóloga

 

Algunas fuentes consultadas:

http://www.abc.es/familia-parejas/20130130/abci-parejas-distancia-201301211509.html 

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/07/19/noticias/1374221050.html