TDAH ¿Cómo detectarlo? ¿Qué hacer? TDAH o Trastorno de Deficit de Atención e Hiperactividad en niños.

Cómo detectarlo, qué características tiene, y qué hacer como padres.


Hoy quiero hablaros de un trastorno que hasta hace poco no le poníamos nombre y que afortunadamente, en nuestros días, somos capaces de diagnosticar y tratar.
¿Tu hijo se distrae con facilidad? ¿Le cuesta mucho atender a lo que le dices? ¿No te hace caso y te cuesta mucho controlarlo?
Es cierto que todos estos síntomas se dan de forma natural en los niños, es normal que se distraigan con una mosca, que no nos atiendan como a nosotros nos gustaría y que a veces no nos obedezcan e incluso no seamos capaces de controlarlos de forma adecuada


Si esto ocurre a veces, y otras veces todo lo contrario, y si en el colegio tiene un comportamiento normal, aprende y no resulta conflictivo con sus compañeros, entonces no estamos ante un caso de TDAH. Sin embargo, si los síntomas que te comento son a diario, ves que al niño le cuesta hacer los deberes, o estarse quieto mientras le explicas algo, un mal comportamiento en el colegio, unas notas bajas, falta de motivación, etc., y esto ocurre todos los días,  quizás sí que debas plantearte acudir a un profesional para hacerle un diagnóstico.
En nuestra clínica trabajamos con niños y adolescentes de una manera agradable para ellos, cogen confianza y es más fácil trabajar y avanzar en este tipo de trastornos.

¿Qué es exactamente el TDAH?


El trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, en principio es un trastorno crónico que normalmente es diagnosticado durante la infancia, y que afecta mayoritariamente a niños, aunque puede seguir dándose en la etapa adulta.
El trastorno presenta falta de atención, comportamiento impulsivo, e hiperactividad, síntomas que dificultan el desarrollo del niño y de la persona en sí, tanto en el plano emocional, cognitivo y social.

En la cultura actual en la que vivimos, este tipo de trastorno se da cada vez más entre nuestra población infantil, actualmente en torno a un 6% de la población infantil, y según varios expertos es debido a varios factores. Entorno al TDAH también hay mucha controversia, ya que algunos psicoanalistas reputados sostienen que el TDAH no es un trastorno neurológico, si no que se trata de un trastorno de comportamiento. En el momento actual existen varias teorías que van hacía uno u otro lado, sin que haya un consenso claro al respecto. Lo que sí que es cierto es que el aumento de este tipo de casos preocupa a la comunidad educativa y a la sociedad en general. 


Como os comentaba, algunos expertos achacan el TDAH en su mayoría a una consecuencia del momento social y cultural en el que vivimos, por ejemplo, entornos familiares desestructurados, padres separados, padres que trabajan muchas horas y no dedican el tiempo suficiente a sus hijos, falta de valores sociales, falta de paciencia en la educación, etc., lo que promueve el querer llamar la atención de los niños a toda costa. Parece que toda la culpa del trastorno la tengan los padres, y eso tampoco es. Es cierto que el entorno del niño afecta mucho en su comportamiento, pero debemos reconocer que cada caso tiene sus circunstancias y que en muchas ocasiones acuden a nuestra clínica pequeños con un entorno familiar estable y lleno de valores y atención y que sin embargo se ven afectados por el TDAH.

¿Qué hacer?


Ante todo, como profesional, he de decirte, que con el tratamiento adecuado estos niños, llevan una vida completamente normal, y que aunque al principio es bastante duro, con esfuerzo y dedicación, todo vuelve a su cauce.


En caso de que como padre o madre creas que tu hijo pueda estar padeciendo TDAH, lo primero es hablar con el tutor o tutora del colegio y compartir impresiones. Si el profesor o profesora comparte tu opinión y cree que el niño puede estar padeciendo un trastorno, lo mejor es remitirlo al psicólogo del centro para que pueda revisar al pequeño. También puedes acudir a su pediatra y comentar la situación. Además de todo ello, puedes acudir a un centro de psicología clínica para que puedan hacer un diagnóstico y en caso de ser necesario, comenzar un tratamiento.


Los tratamientos en el área de la psicología van encaminados a mejorar los aspectos necesarios para aumentar la concentración, el control de la frustración, el control de la impulsividad y controlar y rebajar la hiperactividad. También se trabaja mucho con los padres y se dan las pautas necesarias para poder desarrollar el trabajo y evolucionar también en casa. En casos severos, en los que es necesario un apoyo psiquiátrico, normalmente  es necesario el uso de medicación.
Para cualquier pregunta que tengas, no dudes en consultarme.


Un saludo!


Sara Navarrete
Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:
https://elpais.com/elpais/2016/09/15/mamas_papas/1473937088_698310.html 
http://crearsalud.org/sindrome-tdh-se-diagnostica/