La importancia del deporte para el equilibrio psicológico

El estilo de vida que llevamos actualmente, sobre todo en las ciudades hace que se generen ciertos desequilibrios psicológicos relacionados con el estrés, la ansiedad o la falta de concentración.

A lo largo de mi carrera profesional, me he dado cuenta que a veces, mis pacientes creen que sufren trastornos difíciles de solucionar, pero realmente, muchas veces la solución a estos problemas está más cerca de lo que creemos, o al menos, el apoyo suficiente para mejorar la situación. Os quiero hablar de la importancia del deporte, más allá de los beneficios físicos que nos pueda aportar, a nivel psicológico proporciona un equilibrio mental que nos hace tener un bienestar generalizado y nos ayuda a combatir estados negativos.

A nivel físico el deporte actúa sobre el sistema nervioso, liberando endorfinas que generan una sensación de relax y felicidad que se traslada a nuestra mente. Por tanto, tenemos que darle gran importancia al deporte, ya que nos va a generar múltiples beneficios:

Reducción del estrés. La práctica regular de ejercicio nos libera de tensión física y psicológica, pudiendo gestionar las situaciones de estrés con mayor serenidad y paciencia.

Mejora del estado de ánimo. La liberación de endorfinas que os comento potencia la positividad en nuestro día a día.

Aumento de la autoestima. Todo se convierte en una cadena, al mejorar el estado de ánimo, también mejora la percepción sobre nosotros mismos, haciendo que nos sintamos más seguros.

Mayor estabilidad emocional. La práctica de un deporte, nos ayuda a canalizar las energías hacia el ejercicio, y nos ayuda a abandonar pensamientos negativos que pueden desestabilizar nuestro plano psicológico.

Mejor funcionamiento intelectual. La activación física, también afecta a la activación intelectual, nos ayuda a mejorar nuestra concentración, nuestras motivaciones y nuestras aptitudes intelectuales.

Mayor independencia. Nos sentiremos más autónomos, haciendo algo que aunque supone un esfuerzo, disfrutamos y nos aporta una recompensa muy elevada.

Desde mi punto de vista, como profesional de la psicología, quiero profundizar en el caso de la ansiedad y la depresión, si crees que la estás sufriendo, o algún amigo o familiar tuyo está acusando alguna de ellas, mira lo que el deporte puede aportar:

Ansiedad

Las actividades aeróbicas como correr, que tan de moda está ahora, o ir en bicicleta, de forma regular, disminuyen los índices de ansiedad ya que se libera adrenalina y al mismo tiempo nos permiten recargar las pilas y desconectar de nuestra rutina de trabajo o forma de vida.

Depresión

En el caso de la depresión, realizar actividades deportivas en grupo, compartiendo esos momentos con amigos o con personas que comparten tus mismos gustos y aficiones, ayuda a mejorar el estado de ánimo y sentirse parte de un grupo social, algo que va a ayudar mucho a una persona con tendencia depresiva. Hay que salir de casa y relacionarse, y si es a través del deporte, ¡mucho mejor!

El deporte se utiliza también como apoyo al tratamiento terapéutico, como una actividad que complementa a la perfección tratamientos psicológicos. Así que si estás acudiendo al psicólogo o crees que necesitas ayuda para superar el estrés, la ansiedad, la depresión, o la baja autoestima, no lo dudes, ¡ponte en marcha ya! Da igual la edad que tengas, el deporte regular, siempre adaptado a tus posibilidades, va a suponer un gran beneficio para tu salud.

¡Mens sana in corpore sano!