¿Cómo dejar de fumar? Técnicas que te ayudarán

En mi consulta tengo pacientes que fuman desde hace varios años y que han tomado la determinación de dejarlo. Yo les ayudo a través de las terapias que ponemos en práctica en cada sesión, y poco a poco van superando su adicción y van siendo dueños de sus propias voluntades.

Sí que me he dado cuenta que desde hace unos años a esta parte, después de toda una larga campaña para reducir el número de fumadores en nuestro país, de prohibir hacerlo en lugares públicos y establecimientos cerrados, parece que el tema de cómo dejar de fumar se haya quedado en una parte del pasado, en la que se hizo un gran esfuerzo de concienciación.

Hemos pasado en pocos años de aceptar el tabaco en todos sitios y verlo como algo normal, a que nos moleste en cualquier situación y a verlo como algo perjudicial para nosotros y para los demás. La concienciación ha dado sus frutos y se ha reducido notablemente el número de consumidores, pero todavía tenemos que hacer un gran esfuerzo para que el tabaco desaparezca de nuestras vidas y sobretodo de las de nuestros hijos y adolescentes.

He estado revisando las publicaciones que se hacen referentes al consumo de tabaco, y por ejemplo, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el consumo de tabaco sigue siendo uno de los factores principales en muchas de las enfermedades crónicas que padecemos los españoles, como por ejemplo patologías cardiovasculares, pulmonares o directamente en la enfermedad del cáncer.

¿Porqué el tabaco genera tanta dependencia?

La adicción al tabaco depende de varias cuestiones conectadas entre sí. Según varios estudios psicológicos, las causas directas del tabaquismo podrían encontrarse en tres planos distintos: El plano social, el plano físico y el plano psicológico.

En el ámbito de lo social, hay varias causas que nos pueden arrastrar hacia el consumo, como son la imitación, el sentirse integrado en un grupo, etc.

Desde el punto de vista físico, el tabaco, a través de un consumo continuado, genera una fuerte adicción fisiológica debido a parte de sus componentes como son en primer lugar, la nicotina, y en menor medida el alquitrán, el monóxido de carbono, las nitrosaminas, etc.

Según me comentan mis pacientes, al fumar sienten una gran euforia producida mayoritariamente por la nicotina, sensación que poco a poco va desapareciendo y que desemboca en ansiedad por volver a encender otro cigarrillo.

En el terreno psicológico, fumar se asocia a situaciones agradables como salir con los amigos, tomarse un descanso, sentirse mayor y decidido, etc., y así el fumar se convierte en un hábito que es más complicado de modificar.

Te voy a dar varias pautas que te ayudarán a dejarlo:

1.En primer lugar tu estado de ánimo, motivación y fuerza de voluntad deben estar ¡por la nubes! Tienes que estar fuertemente convencid@ y segur@ de tu decisión.

2.Puedes leer varios libros de autoayuda para dejar de fumar, para concienciarte correctamente y reforzar tu seguridad antes de dar el paso. Uno de los libro más recomendables para dejar de fumar es “Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo”, de Allen Carr, es uno de los best sellers en cuanto a metodología para dejar de fumar.

3. Elige un momento del año en el que sepas que vas a poder no caer en la tentación con menos esfuerzo. Por ejemplo, después de las navidades, con el año nuevo es un buen momento, y también después de las vacaciones de verano, al comienzo del curso. No empieces tu abstinencia justo antes de una fiesta, un concierto o una despedida del soltera, ¡lo vas a pasar muy mal!

4. Para dejar de fumar, debes canalizar tu energía hacia otro camino. Por ejemplo, al mismo tiempo que dejas de fumar, apúntate al gimnasio, o clases de baile, o a clases de música, etc. Hazte parte de un grupo con el que compartas una afición fuerte y motivadora para ti.

5. Haz deporte. No te pongas grandes metas, ni intentes cambiar de repente toda tu rutina, pero sí, intenta tener algo de tiempo para liberar adrenalina y endorfinas, que te harán sentir muy bien contigo mism@ y te ayudarán a reforzar tu ánimo y voluntad.

6. Evita durante las primeras semanas las situaciones propensas a encender un cigarrillo, por ejemplo, ir al bar, a tomar unas tapas, etc. Puedes quedar con tus amigos, pero quizás en otro lugar, a pasear, a tomar un helado, en la piscina, etc.

7. Escribe día a día tus sensaciones, logros y también fracasos, si los hay. No te desanimes si caes en la tentación, es normal. Sólo tienes que usarlo a tu favor y ¡retomarlo con más fuerza!

Si has comenzado a poner en práctica estas técnicas pero no te encuentras con la moral y la fuerza de voluntad suficientes, no te preocupes, tiene muchísimo apoyo y ayuda esperándote, por ejemplo, consúltame, para que supervise tus logros, planifiquemos la estrategia y que puedas expresar todos tus sentimientos encontrados.

También puedes acudir a un centro especializado, dónde te darán apoyo, y a través de las puestas en común te sentirás identificado con tus compañeros, superando poco a poco tu adicción y consiguiendo logros poquito a poquito.¡Ánimo! Mis pacientes lo están consiguiendo, ¡tú también puedes!

Sara Navarrete

Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:

Agencia EFE Salud Enfermedades http://www.efesalud.com/noticias/tabaquismo-enfermedad-o-no/

Asociación de lucha contra el cáncer: http://dejardefumar.aecc.es/